Fortalecimiento y Gestión de la Calidad

La Dirección de Fortalecimiento Institucional y Gestión de la Calidad forma parte de la Dirección General de Transformación del Estado y tiene como objetivo planificar, organizar, dirigir y controlar el diseño e implementación de políticas, metodologías y estrategias de: Fortalecimiento y diseño institucional, Gestión por procesos y simplificación de trámites, Gestión de calidad y Mejora regulatoria, a fin de que las Instituciones del Órgano Ejecutivo alcancen los niveles de eficacia y eficiencia requeridos para realizar una entrega de servicios, correcta y de calidad a la ciudadanía.

Las apuestas estratégicas de la Dirección son:

  • Autoevaluación de Gestión y Estudio de Clima Organizacional institucionalizados en el Órgano Ejecutivo.
  • Cumplimiento del Plan de Reforma Institucional aprobado por la Presidencia de la República.
  • Optimizados los Procesos sustantivos de las Instituciones que entregan servicios críticos a la ciudadanía asegurando el respeto a los derechos humanos.
  • Simplificados los trámites de las Instituciones relacionadas directamente con la mejora del clima de negocios.
  • Unidad de Mejora Regulatoria y Registro de Procesos y Trámites implementada y funcionando.
  • Todas las Instituciones de la Red de Calidad han implementado anualmente al menos un proyecto de mejora o una estrategia de gestión de calidad (Cartas Compromiso, 5s, Atención a la Ciudadanía)
  • Sesión del Jurado del Premio Salvadoreño a la Calidad y Reconocimiento a Mejores Prácticas realizada anualmente

El modelo conceptual de Calidad en la Gestión Pública que se propone se muestra en la Figura 1. Como se observa, el modelo presenta cuatro elementos centrales y uno de apoyo. El primero de los elementos centrales es la ESTRATEGIA, y esto se refiere al direccionamiento y planeamiento estratégico institucional. La estrategia es el origen de todo lo que pasa en la institución por lo que es fundamental saber formular planes estratégicos institucionales y, sobre todo, sostener reflexiones serias y profundas que arrojen buenas estrategias. Es importante aclarar que la planeación gubernamental y sectorial, normalmente conocidas como planeación técnica, deben ser los elementos superiores que dirijan el diseño de la estrategia institucional, más no deben confundirse. A un programa de calidad en la gestión pública le corresponderá siempre la estrategia institucional.




El segundo elemento central son los PROCESOS. La estrategia determina los procesos que requerirá llevar a cabo la institución para alcanzar los objetivos propuestos. Normalmente los procesos se dividen en sustantivos o misionales y en procesos de apoyo. Saber identificar los procesos sustantivos de la organización pública es crítico para aspirar a una gestión moderna, eficaz y eficiente.

A partir de los Procesos se establece el tercer elemento, la ORGANIZACIÓN, que a su vez incluye a ESTRUCTURAS Y PERSONAS. Normalmente esto se entiende al revés, primero estructuras y luego procesos. De hecho, cuando se quiere hacer un rediseño institucional y organizacional, se parte de las estructuras organizativas, de los organigramas, lo que hace que nunca se obtengan los resultados esperados, ya que la Institución sigue haciendo lo mismo.
El cuarto elemento, el más dinámico de los cuatro, es la TECNOLOGÍA INFORMÁTICA, que ahora ha pasado a formar parte de un concepto más amplio: GOBIERNO ELECTRÓNICO.

A la base de estos cuatro elementos centrales aparecen dos elementos claves, que funcionan como ejes transversales para el modelo. El primero de ellos es la MEJORA CONTINUA. Sea cual sea la etapa del programa que se esté trabajando, contar con equipos de mejora, debidamente formados, facilitará plenamente la tarea a realizar. El otro elemento de apoyo transversal es el COMPORTAMIENTO ORGANIZACIONAL, y más específicamente las disciplinas de Liderazgo, Trabajo en Equipo (relacionado con la Mejora Continua) y Comunicación Organizacional. Un programa gubernamental de calidad en la gestión no es más que cambio institucional u organizacional, y ese cambio debe ser emprendido por personas, por las que trabajan en nuestras instituciones.



Pero el fin del modelo es conjugar estos cuatro elementos centrales y los elementos de apoyo de una forma tal que generen lo que se denomina como alineamiento organizacional, es decir, que dado un marco estratégico institucional, se generan una serie de procesos misionales y de apoyo que quedan alineados a la estrategia, dichos procesos requieren de una organización (estructuras y personas) que se alinea a los mismos, y finalmente los requerimientos de tecnología de la información quedan alineados a la organización, a los procesos y a la estrategia de la Institución. La calidad en la gestión pública se entiende como el alineamiento de al menos estos cuatro elementos organizacionales: Estrategia, Procesos, Organización (Estructura y Personas) y Tecnología de la Información. En la medida que el nivel de alineamiento se eleva, es más fuerte, más coherente, la Institución va evolucionando de la calidad a la excelencia.


Noticias