El subsecretario técnico y de planificación de la Presidencia, Alberto Enríquez Villacorta, visitó la Ciudad de la Niñez y la Adolescencia de Santa Ana, en compañía de la directora ejecutiva del ISNA (Instituto Salvadoreño de la Niñez y la Adolescencia), Elda Tovar.

Ambos titulares hicieron un recorrido por las 11 manzanas de terreno que comprende el complejo, cuyo propósito es promover los derechos de la niñez y la adolescencia, y aportar iniciativas, programas y proyectos para prevención de la violencia.

El ISNA a través de programas como Cambia tu Vida; los Centros de atención a niñas, niños y adolescentes retornados (CANAF); Promoción y defensa de derechos y refuerzos escolares en modalidades flexibles; festivales y campamentos de convivencia, entre otros, han beneficiado a más de 28 mil niños, niñas y adolescentes, la mayoría de ellos, en situación de riesgo y también la población que está en el marco del programa El Salvador Seguro.

El impacto positivo de estos programas se extiende, además, hasta las familias de cada uno de los niños, niñas y adolescentes, a través de los programas Cambia tu Vida y Soy Persona, destinados a brindar el soporte emocional y social, necesario para el proceso de crecimiento integral de los niños, niñas y adolescentes. Así también el componente de formación de líderes en las comunidades alrededor de zonas de riesgo y el de emprendimientos productivos.

“En el ISNA cuando hablamos del programa Yo Soy Persona, el programa Cambia tu Vida, el programa de Agentes multiplicadores, realmente beneficiamos hacia afuera, no solamente a la población interna. El programa Yo Soy Persona (…) viene desde Suecia y Noruega, tiene más de 20 años y ha sido reconocido por UNICEF como uno de los más adecuados para trabajar al padre y a la madre. Hoy, en este momento estamos formando a un grupo de policías comunitarios en técnicas para tratar a los adolescentes y sus familias, es un programa de sensibilización”, manifestó la directora del ISNA.

En la Ciudad de la Niñez se brinda transporte y alimentación (desayuno, almuerzo y refrigerios) a los beneficiados con capacitaciones técnicas en diferentes áreas, como desarrollo de habilidades artísticas, electricidad, electrónica, informática, mecánica, robótica, costura y cosmetología, entre otras especialidades.

En opinión de los participantes en los talleres, en la Ciudad de la Niñez y la Adolescencia se les brinda la oportunidad de capacitarse y adquirir las herramientas iniciales para insertarse en el ámbito laboral. Mónica Lisseth Moreira Campos es una joven de 15 años, residente en el cantón Ayotepeque, ubicado a unos 40 minutos de la ciudad de Santa Ana, que participa en el taller de electricidad. Considera que el taller será una base que le ayudará a realizar sus planes de estudiar una ingeniería eléctrica en el ITCA, “Creo que esto me va a servir, será una base”, dice.

De igual manera, Javier Adonay, de 14 años, apasionado por  las ciencias y estudiante de séptimo grado en Centro Escolar Alicia Ortiz, tiene como sueño  continuar estudios de electrónica, ciencia que ahora está descubriendo en el taller.

Por su parte Moisés Alexander Coreas, de catorce años y participante del taller de mecánica dice con total convicción: “Me encanta la mecánica, es lo mejor, quiero aprender, no quiero quedarme tan atrás, no quiero andar rebotando en otros trabajos”.

El subsecretario de planificación, por su parte, destacó la importancia de la labor realizada por la institución en materia de prevención de la violencia y en garantizar los derechos de los niños, niñas y adolescentes; especialmente aquellos en condiciones de vulnerabilidad social. Alberto Enríquez agradeció e incentivó a seguir trabajando en esa tarea, que es fundamental para el desarrollo y crecimiento del país, no solo en lo económico, sino también para el mejoramiento de la calidad de vida y desarrollo pleno de los salvadoreños de presentes y futuras generaciones.

 

 

Flickr Album Gallery Powered By: Weblizar