La Secretaria Técnica y de Planificación de la Presidencia (SETEPLAN) ha iniciado el proceso de implementación de la Estrategia de Gobierno Electrónico en las instituciones públicas que conforman el Órgano Ejecutivo. En ese marco realiza el Foro Gobierno Electrónico en El Salvador: ¿Dónde estamos y hacia dónde queremos ir?

Este evento es coordinado por la SETEPLAN con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y forma parte de la aplicación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) como herramienta estratégica para la transformación del Estado y la gestión pública, uno de los compromisos del Plan Quinquenal de Desarrollo 2014-2019.

“Nosotros definimos en nuestro plan de gobierno la necesidad de fortalecer la organización, el funcionamiento y la gestión de calidad del Órgano Ejecutivo, y así fue como creamos (en SETEPLAN) la Dirección de Transformación del Estado, y uno de sus componente la Dirección de Gobierno Electrónico, que es uno de los capítulos, a mi juicio, más desafiantes para transformar la gestión gubernamental. Estamos trabajando con el propósito de asesorar la formulación e implementación de la estrategia digital del país y del gobierno electrónico, y supone la utilización masiva de las tecnologías de la información y las comunicaciones”, dijo el secretario técnico y de planificación de la presidencia, Roberto Lorenzana.

“¿Cuáles son los objetivos que nos hemos planteado? Por un lado, que las instituciones del Órgano Ejecutivo sean dinámicas, inclusivas, eficaces, eficientes, de tal forma que entreguen servicios oportunos y de calidad a la ciudadanía; el objetivo es la gente, la sociedad. Otro aspecto es que se fortalezca la participación de la ciudadanía como protagonista de la gestión pública. Otro  objetivo es que se fortalezca la transparencia del accionar de todas las instituciones del Estado. Esta es una herramienta necesaria en estos tiempos”, agregó.

Durante el evento se presentó el primer estudio sobre la situación del uso de las TIC en el gobierno de El Salvador, identificando las debilidades que impiden que el país avance con mayor rapidez hacia la sociedad del conocimiento. Estas nuevas tecnologías han probado ya en países como Estonia, el Reino Unido o Uruguay, que tienen una extraordinaria capacidad para ahorrar recursos financieros a la administración pública y tiempo a los ciudadanos.

“El gobierno electrónico es una apuesta estratégica en el siglo 21 (…) y lo que estamos haciendo es compartiendo un diagnóstico para saber qué capacidad tiene el Gobierno de El Salvador (de implementar un gobierno electrónico). Hemos encontrado que venimos haciendo muchos esfuerzos, pero bastantes aislados (…), necesitamos articular mucho y meter y aplicar masivamente las tecnologías de la información y comunicación para mejorar el servicio público. Esto tiene dos implicaciones: internamente permite mayor flujo de información y mayor articulación; y, de cara a la ciudadanía, permite facilitar el servicio público, que la gente tenga acceso más rápido desde su casa a muchos servicios para los que hoy necesitan andar caminando de institución en institución”, acotó Alberto Enríquez, subsecretario técnico y de planificación.

Además, se analizó la experiencia de España, uno de los países más avanzados de la Unión Europea y el segundo de esta región en política de datos abiertos; así como la de Uruguay, el país mejor posicionado de América Latina en los rankings de gobierno electrónico y que al final del 2018 tendrá disponibles todos sus trámites en línea.

El Foro contó con la participación de los actores más relevantes del sector público, privado y académico del país, y permitió analizar y debatir lo ya realizado en el área de gobierno electrónico, con el fin de definir un plan hacia el futuro que posicione al gobierno de El Salvador como modelo de atención eficiente a las necesidades de sus ciudadanos y de gestión transparente de los recursos públicos.

 

Flickr Album Gallery Powered By: Weblizar