Uno de los grandes retos de la gestión pública es acercar los servicios a la mayor parte de la población, la cobertura de éstos favorece el bienestar social y crecimiento económico de los habitantes; además, genera un marco positivo de desarrollo sostenible. En ese marco la Secretaría Técnica y de Planificación de la Presidencia, con el apoyo del proyecto Gobernabilidad Municipal de USAID, realizó, en la ciudad de San Miguel, el evento: “La Asociatividad Municipal como Factor Clave para la Descentralización”, que busca sensibilizar sobre la importancia de la asociatividad para acercar esos servicios a través de la descentralización.

Además, facilitar espacios para la difusión del marco conceptual de los servicios públicos hacia los territorios, y favorecer la relación entre los servidores institucionales del gobierno central y local, para fortalecer la articulación entre las dependencias que prestan servicios en el territorio.

El vicepresidente y secretario técnico de la presidencia, Oscar Ortiz, considera que la territorialización del Estado debe ser construida de manera incluyente con los diferentes actores: academia, sector privado, sociedad civil, gobiernos locales y el gobierno central, porque se vuelve un requisito para la solidez y sostenibilidad de los procesos de desconcentración y descentralización del Estado. Por eso a este conversatorio fueron invitados todos los alcaldes de la región oriental y los gerentes de las asociaciones de municipios de la región. El evento incluyó presentaciones magistrales al inicio y luego se realizó un conversatorio, pues los insumos obtenidos servirán para trazar las líneas de trabajo en función de fortalecer el enfoque asociado en la región y el impulso de la descentralización.

Otro de los retos del desarrollo en los territorios es que se debe poner en agenda el tema de la descentralización y la desconcentración institucional del Estado, ya que somos un país altamente centralizado, aunque hay esfuerzos importantes en el acercamiento de servicios básicos al territorio aún falta mucho por hacer. Esta situación pone sobre la mesa de discusión el tipo de institucionalidad que se necesita para alcanzar un país equilibrado, equitativo e incluyente.

La discusión y consensos sobre este tema permiten la adopción de decisiones políticas, legales, técnicas, administrativas y financieras que posibiliten los procesos de reformas que se requieren. En este sentido, el país ya reporta avances particularmente en el área de salud y educación. En la actualidad se encuentran en gestión los proyectos de ley para la descentralización del Estado que contribuirá a implementar procesos en esta vía.