El Banco Mundial, BM, realizó, en Lima, Perú, el Foro Latino Americano y del Caribe: Fortaleciendo la Protección Social para incrementar la Resilencia frente a Desastres. Al evento fue invitada la directora de Gestión y Coordinación de la Política Social de la Secretaría Técnica y de Planificación de la Presidencia.


El objetivo del Foro fue facilitar el intercambio de mejores prácticas y lecciones aprendidas en la operacionalización de los sistemas de protección social adaptativos en América Latina y El Caribe, ALC. Los sistemas de protección social adaptativos tienen como objetivo minimizar los impactos de los desastres en la población pobre y vulnerable. El Foro abrió espacios para explorar cómo los programas e instrumentos de protección social pueden adaptarse y fortalecerse, respondiendo a las características específicas de los países de ALC, altamente expuestos y vulnerables a desastres asociados a eventos naturales.
El Foro tomó como base dos importantes eventos de intercambio de experiencias respecto del rol de los sistemas de protección social frente a desastres. En febrero de 2018, el Foro Sur-Sur, organizado por el Banco Mundial, en Frankfurt, Alemania, con más de 70 países participantes. Asimismo, en octubre de 2017, el Seminario Regional sobre protección social en América Latina y el Caribe, organizado por el Programa Mundial de Alimentos, en Lima, Perú. Como tal, este evento ayudará a continuar con el desarrollo de capacidades, el intercambio de experiencias y el aprendizaje entre países los países de la región.

Los países de Latino América y el Caribe (LAC) están altamente expuestos a desastres asociados a eventos naturales y adversos. En los últimos años, los costos humanos y económicos de los desastres han aumentado debido a diferentes causas como una urbanización rápida y no planificada, efectos del cambio climático y una falta de planificación y ordenamiento del territorio. En particular el efecto adverso del cambio climático podría agudizar el impacto de los eventos extremos teniendo impactos fiscales y sociales significativos.
Los desastres y el cambio climático tienen el potencial de reducir los avances recientes en reducción de la pobreza y la vulnerabilidad económica lograda en la región. En los últimos quince años, en América Latina y el Caribe se han logrado avances considerables en la reducción de la pobreza y la consolidación de la clase media. Sin embargo, ante la ocurrencia de un desastre, la pobreza transitoria puede aumentar intempestivamente, debido a la reducción del gasto o la venta de activos familiares y productivos, así como la utilización de estrategias negativas para manejar el impacto del desastre en los hogares.
En los últimos años, los países de LAC han implementado políticas y programas para establecer sistemas de protección social no contributivos focalizados en la población más pobre y vulnerable económicamente. Pese al gran potencial que tienen estos sistemas como vehículos para incrementar la resiliencia de las poblaciones pobres y vulnerables ante eventos naturales adversos, muchos de ellos vienen siendo subutilizados en relación con su potencial para contribuir con una respuesta adecuada ante la ocurrencia de un desastre. A nivel regional se han venido desarrollando diversas experiencias para fomentar el uso de los sistemas de protección social como mecanismos para incrementar la resiliencia ante eventos naturales adversos, mejorar la prevención y respuesta rápida para la recuperación de los más pobres frente a eventos naturales adversos. El Banco Mundial y otros organismos internacionales vienen trabajando de manera conjunta con los países en LAC a través de proyectos de asistencia técnica para fortalecer los sistemas de protección social de manera que tengan un rol clave en los diferentes procesos de la gestión del riesgo de desastres. Como parte de este diálogo técnico, existe un consenso cada vez mayor sobre la oportunidad que se presenta en promover el intercambio de experiencias en esta materia entre los países de la región.