El secretario técnico y de planificación de la Presidencia, Roberto Lorenzana, reveló durante una  entrevista matutina que la próxima semana arribará al país una misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) para avanzar en un acuerdo para la suscripción de un programa con dicho organismo. Esto –aseguró-, daría mayor predictibilidad en el mercado y se tendrían mejores condiciones.

No obstante, manifestó que se debe continuar trabajando internamente con las diferentes fuerzas políticas en avanzar en la construcción de un acuerdo fiscal amplio, integral y definitivo. Por eso –dijo-, se mantienen las mesas de negociación para arribar a un acuerdo.

Destacó asimismo, que uno de los logros del gobierno es haber arribado a un primer acuerdo fiscal con las diferentes fuerzas políticas del país, lo que ha permitido una primera aprobación de emisión de bonos por parte de la Asamblea Legislativa, así como la aprobación unánime de una Ley de Responsabilidad Fiscal, la cual -dijo- es un gran paso, pero no suficiente, ya que aún falta definir qué medidas se tomarán para alcanzar las metas fiscales establecidas.

El funcionario defendió que el país no tiene problemas macroeconómicos, más bien se trata de un desajuste en la liquidez. Incluso, aseguró que el FMI la califica como robusta. “El crédito en la banca nacional ha crecido, los depósitos han crecido, los créditos de las empresas han crecido casi el 9%, las remesas familiares han crecido más del 6%, el crédito público también ha crecido. Tenemos una demanda importantísima (de al menos 110 proyectos) de factibilidades para la construcción”, señaló.

Sin embargo, el secretario técnico reconoce que existe un problema fiscal, de liquidez, como históricamente siempre ha tenido el país y la forma de enfrentarlo ha sido mediante la emisión de letes y bonos.

En este mismo sentido, el secretario de planificación descartó que el Presupuesto General de la Nación presentado por el Ejecutivo esté desfinanciado, tal como lo ha señalado el partido ARENA.  Dijo: “La Constitución establece que el Presidente de la República, luego de haberlo consultado con el Consejo de Ministros presenta el presupuesto, a más tardar el último día de septiembre (…); no puede presentarlo después. Así, ya se inició el proceso de formación de ley, cuando ya se inicia el proceso la Asamblea tiene tres opciones: aprobarlo, rechazarlo o modificarlo; pero la Asamblea nunca puede aumentar el techo de presupuesto, lo puede modificar hacia abajo. Entonces, está en manos de la Asamblea Legislativa el proceso de formación de ley, ellos son los que tienen que tomar esa decisión”. En este punto, Roberto Lorenzana desvirtuó uno a uno los argumentos señalados por la oposición de no estar incluidos en el Presupuesto.

Sobre el crédito para agua

El también coordinador del Gabinete Económico, reiteró la urgencia de que en el congreso se apruebe el crédito del gobierno de Francia para el sector hídrico del país (modernización de la planta Las Pavas), e hizo un llamado a los partidos políticos a ser coherentes en sus planteamientos, ya que están demandando creación de empleos, pero no quieren aprobar el crédito, con lo que se dinamizarían los sectores productivos, especialmente el de la construcción.

El funcionario atribuyó esta actitud a una “lógica perversa” del principal partido de oposición, porque creen que el gobierno y el partido en el gobierno se beneficiará con la medida. “Independientemente que se pasen llevando, arrastrando al pueblo salvadoreño”, dijo.

En ese sentido, Roberto Lorenzana destacó los logros que se han tenido en el sector de agua potable. “Según los informes del Banco Mundial, El Salvador es el segundo país en América Latina que ha tenido la mayor reducción de la desigualdad (…), y uno de los aportes principales en la reducción de la pobreza ha tendido que ver con el acceso acelerado del agua a la población urbana y a la población rural. Hemos pasado del 50% al 75% en el acceso al agua en la zona rural fundamentalmente”, manifestó.

El funcionario considera que la apuesta del partido ARENA es mantener asfixiado financieramente al gobierno para que no puedan hacer las obras y cumplir sus compromisos, porque de esa manera -dijo- ellos creen que van a ganar las próximas elecciones presidenciales.