El secretario técnico y de planificación de la Presidencia, Roberto Lorenzana, durante su intervención en la entrevista matutina de Canal 10, expresó que el tiempo para aprobar el Presupuesto General de la Nación 2018 ya se está agotando por lo que debería ser aprobado en la sesión plenaria de este viernes o a más tardar, la semana próxima.

El funcionario, además, manifestó que se están agotando las alternativas de diálogo, por lo que si no se llega a acuerdos con las autoridades oficiales del partido ARENA, buscarán dialogar con otros sectores dentro del mismo instituto político. “Yo quiero dialogar con algunas cabezas de los grupos de interés de ARENA, ya que es lo que va quedando. Si no hay acuerdo con ARENA institucional, tendríamos que ir a buscar estas alternativas. Nosotros somos institucionales y preferimos ese diálogo institucional; pero el tiempo se ha agotado y hay que tomar decisiones políticas”, sentenció el titular.

Sobre este mismo punto, considera que todos los sectores deben buscar un acuerdo nacional, ya que es un tema de interés de todos los salvadoreños y no un problema del Gobierno. “El Gobierno necesita de los financiamientos para cumplir con los programas sociales, por supuesto, para cumplir con las obligaciones del Estado, pero estamos hablando de un proyecto que le asegure una ruta de estabilidad económica, financiera al país para los próximos años”, agregó, además, que el objetivo del principal partido político de oposición es “amarrarle las manos al Gobierno” para que este no tenga capacidad para cumplir con sus programas en beneficio de la población.

El funcionario sostuvo que hay que ser francos y responsables frente a la nación y decir que el país está ante el grave riesgo de no aprobar el Presupuesto y su financiamiento, lo que tendría como consecuencias caer en impago, desmejorar las calificaciones de riesgo país, problemas en la banca y encarecimiento de créditos; así como inversiones e importantes obras que no podrán ejecutarse, tales como escuelas, hospitales y carreteras. Además, el servicio de la deuda pública para el próximo año son $100 millones más que 2017 y si no se aprueba el presupuesto tampoco habría capacidad de pagarla.

Roberto Lorenzana considera que técnicamente el presupuesto está totalmente discutido y lo que hay son discursos de carácter político. “El BID (Banco Interamericano de Desarrollo) presentó sus recomendaciones, no es que sea vinculante lo que dice, pero ARENA pidió el acompañamiento del BID y este ha dado su valoración, como ya lo dijimos antes, la diferencia entre el cálculo del BID y el del Gobierno es de 0.07 %”, reiteró. Sobre este punto reveló que el partido ARENA trata de presionar al organismo para que adecue las cifras, “ojalá que el BID no se deje presionar por esto, da la impresión que ARENA está presionando para que cambie sus cifras, eso sería un gravísimo error”, aseguró.

El funcionario manifestó que ceder a la exigencia de ARENA de reducir $80 millones en remuneraciones, significaría despedir a aproximadamente 10 mil trabajadores del Estado. Además, sobre la eliminación de nuevas plazas propuesta por ARENA, sostuvo que es inconsistente, porque las plazas obedecen a necesidades concretas en el Instituto Salvadoreño del Seguro Social, en la Corte Suprema de Justicia (sobre las que no tiene injerencia el Gobierno), el fortalecimiento de la seguridad ciudadana (ascensos ordinarios en la Policía Nacional Civil) y plazas en la Fiscalía General de República. “Esas son las plazas nuevas”, dijo.

El funcionario desafió al partido ARENA a decir a cuáles plazas se opone y cuáles sugiere quitar, ¿las de la Corte, las de la Policía, las de la Fiscalía, las del seguro social?, cuestionó el secretario técnico. “¡Es mejor que (ARENA) sea claro!, sentenció.

El secretario de planificación dijo que ARENA tiene un serio problema porque ha hecho una campaña publicitaria preguntando “¿Dónde está el dinero?” y ahora –dijo-, no hay alternativa técnica (más) que aprobar el presupuesto dando los financiamientos. “Ellos quedarían mal, eso es lo que ellos mismos argumentan. Nosotros no tenemos la culpa de que ellos tengan una campaña irresponsable de ese tipo, el pueblo salvadoreño tampoco tiene la culpa. El presupuesto debe ser aprobado con su financiamiento y asegurarle al país una ruta de estabilidad para los vencimientos de 2019 y más adelante”, manifestó.