En el marco del Plan Alianza para la Prosperidad, el secretario técnico y de planificación de la Presidencia, Roberto Lorenzana, destacó durante la entrevista matutina El Salvador Ahora de Canal 10, que el gobierno de la República está haciendo grandes esfuerzos para frenar la migración, para combatir el narcotráfico y en la lucha contra la corrupción.

Según el funcionario, El Salvador lleva una posición adelantada con respecto a los otros países del Triángulo Norte, de acuerdo a los requisitos. Sobre la percepción de la cooperación de Estados Unidos, dijo que “hay una manipulación mediática, porque en la práctica existe un aumento en cooperación por alrededor de $10 millones en la ayuda económica que Estados Unidos da al país”.

Mencionó que se trabaja de forma conjunta con Estados Unidos en combatir el narcotráfico y la trata de personas migrantes, “a Estados Unidos le interesa de manera significativa que se corte el flujo migratorio, particularmente de niños no acompañados “, recaló.

En este sentido, sostuvo que el gobierno está tomando un conjunto de medidas que tienen que ver con la difusión del riesgo para las personas que emigran. “Nosotros estamos haciendo una labor permanente en el sentido de que la gente sepa que se va a someter a riesgos extraordinarios para su vida con esa migración”, subrayó. “También se están haciendo esfuerzos extraordinarios  para perseguir el tráfico ilegal de personas, porque las organizaciones que hacen ese tipo de movimientos migratorios generalmente se han convertido en un nexo con el crimen organizado”, agregó.

De igual forma, abordó el combate a la narcoactividad: “en el informe del Ministerio de Seguridad, la semana pasada, se destaca que en un año hemos dado un golpe superior a los 250 millones de dólares en incautación de droga al narcotráfico que opera en El Salvador y en la región. Nunca se habían dado esos golpes con ese tipo de envergadura. Es un esfuerzo que el gobierno de la República hace y el gobierno de Estados Unidos, por supuesto, reconoce, porque también a ellos les beneficia. El hecho de que se pueda golpear el narcotráfico beneficia a la sociedad norteamericana, porque menos de esa droga llega a los Estados Unidos”.

Así mismo, el secretario de planificación explicó que el gobierno está invirtiendo alrededor de $900 millones en el Plan Alianza para la Prosperidad, que no solo se incluyen fondos de los Estados Unidos.

Por otra parte, aclaró que los criterios para la cooperación de los Estados Unidos no han cambiado, siguen siendo los mismos 16 requisitos: “cuando se suscribió este acuerdo, hace prácticamente dos años, los tres países de la región adoptamos una serie de criterios que estábamos dispuestos a impulsar para alcanzar los objetivos que nos proponíamos”.

Al respecto agregó: “lo que puedo decir es que las condiciones que nosotros mismos hemos adoptado, porque corresponden con nuestra visión, son exactamente las mismas del año pasado, no hay absolutamente ninguna modificación; y con estas condiciones la cooperación para El Salvador fue aprobada, fue certificada, y ahora de nuevo fue anunciada la continuidad, de tal manera que nos sentimos cómodos con el esfuerzo que se está haciendo para asegurar que esa cooperación se mantenga”, subrayó.

Insistió en el empeño del gobierno del Presidente Salvador Sánchez Cerén en la línea de los requisitos, “estamos haciendo un esfuerzo que también corresponde con nuestros planes, con nuestras prioridades, son las prioridades que están planteadas en el Plan Quinquenal”, aseguró.

Agregó que en algunos temas específicos el país va adelante respecto a sus pares del triángulo norte, “El Salvador tiene un instrumento que se llama el Grupo consultivo de la Alianza para la Prosperidad, que es un ejemplo de participación, de entendimiento nacional, en el cual participan los gobiernos de El Salvador y Estados Unidos, está el sector privado, están representadas las principales gremiales del sector privado, están ONG importantes vinculadas a derechos humanos, organizaciones de la sociedad civil y la academia, donde hacemos un esfuerzo de análisis riguroso del cumplimiento de los objetivos; hay una especie de supervisión, hay una especie de control, no es vinculante pero sus recomendaciones son seriamente tomadas en cuenta. Ese es un instrumento de supervisión, de control que no lo han tenido los otros países y que está siendo observado con buenos ojos como un ejemplo para la región”, expresó.

En el caso de El Salvador también los esfuerzos van dirigidos fundamentalmente en los tres ejes prioritarios de la gestión: seguridad, educación y empleo. “Se está haciendo un esfuerzo extraordinario en la generación de condiciones que mejoren la competitividad, particularmente de nuestra mano de obra, invertir en el capital humano y hacia ahí van dirigida, tanto la inversión del gobierno, como la inversión de Estados Unidos, es parte de las condicionalidades”, concluyó.

 

Lunes 08 de mayo de 2017