El secretario técnico y de planificación, Roberto Lorenzana, explicó que en el proceso de negociación el esfuerzo del gobierno se basó sobre tres grandes principios: por un lado la política de diálogo y negociación del presidente de la República, el que se haya logrado el más amplio consenso político de todos los grupos parlamentarios, y procurar la defensa de los intereses de los trabajadores y particularmente de los cotizantes.

“Sabíamos que si queríamos concretar una negociación se necesita voluntad, se necesita flexibilidad; se necesita firmeza en la defensa de las posiciones, pero se necesita también tolerancia para lograr acercar posiciones”, destacó sobre el largo proceso de negociación multidireccional que se vivió para lograr esta reforma al sistema de pensiones del país.

“Hay que enfatizar la flexibilidad de los partidos políticos y de las mismas AFP, que tuvieron disminución en su comisión, pues se redujo del 2.2 al 1.9%, y ese 0.3 de reducción de la comisión va hoy al ahorro de los trabajadores, este es un logro para los trabajadores”, señaló.

Además, sostuvo que debido al acuerdo logrado ya se ha percibido un cambio significativo en la lectura de los mercados internacionales sobre El Salvador, “hubo una mejoría en la percepción del riesgo del país; es impactante y solo es el inicio, del miercoles para jueves hubo una caída de 36 puntos básicos en el rendimiento de nuestra deuda, lo que viene a comprobar que el riesgo del país ha sido valorado como un riesgo político”, subrayó.

Otro aspecto fundamental que señala el secretario de planificación es que se logró eliminar el riesgo del impago y, por ello, hay predictibilidad a futuro de que las condiciones del país mejoran. “Lo que significa un acuerdo político para el país en los mercados internacionales, a mi juicio ese es uno de los logros, sino el más importante”, destacó.

Según el coordinador del Gabinete Económico del gobierno, con la reforma se apostaba por el respeto de la Ley de responsabilidad fiscal, que es un compromiso adquirido con el Fondo Monetario Internacional. “Con la reforma, a mi juicio, el ajuste en materia de pensiones va a ser cerca del 1% del PIB, o sea el 1% de $25,000 millones, aproximadamente. Ese es el ajuste en materia previsional, esa es la reducción de déficit fiscal con pensiones que se hace con esta reforma”.

En otro orden, afirma que en 2018 el gasto presupuestario del Estado rondaría el 20% del presupuesto y con la reforma se estima que llegar a un promedio del 8%. “El gobierno tenía la meta del 7.5%, a partir de la cosultoría de Eduardo Melinsky, y se hacía una valoración que la propuesta de la oposición era una reducción del 12%. Esto confirma, por un lado, que se ha logrado un objetivo importante para estabilizar las finanzas públicas; y, por otro lado, confirma la flexibilidad de las partes.

“En todo esto hay una cosa clara, la negociación es la medida de la correlación. Para que una negociación fructifique hay que hacer concesiones y hoy hubo concesiones de todos, ganamos todos y perdimos todos algunas posiciones, pero ganó el país”, aseveró. “Hay una enorme lección de realismo político en la negociación, porque todos entendimos que teníamos que hacer cosas extraordinarias y ceder, cuando empezamos a ceder existió la voluntad de negociación”, agregó.

“Insistimos en el valor del consenso político que es clave, porque el sistema previsional tiene muchas cosas que resolver todavía. El sistema previsional todavía no le ha dado respuesta a la baja cobertura, ni le ha dado respuesta a la desigualdad de género, porque las mujeres tienen pensiones mucho más bajas que los hombres”, señaló.

Manifestó que el diálogo que sostuvo el gobierno en el proceso fue multidireccional, multilateral y bilateral, “el diálogo tuvo varias formas y dialogamos al más alto nivel, con las AFP, con los accionistas, con el sistema financiero, presidente de bancos, con los partidos políticos. El diálogo más intenso fue gobierno y FMLN con PDC, GANA y PCN”, reveló, y afirmó que fue él quien sostuvo el diálogo con ARENA.

En otro aspecto subrayó que el interés del gobierno sobre las pensiones nunca fue confiscatorio y que la propuesta de cuentas nocionales fue adoptada por la oposición con lo del 3%.

Esto es parte ya del acuerdo fiscal y el gobierno está haciendo ajustes en el gasto y el presupuesto del 2018 que se presenta este día y que lleva ese rigor.

Así mismo, enfatizó que se necesita realizar un nuevo acuerdo en materia de financiamiento, hay  montos que se vencen en el 2018 y 2019, que requieren un diálogo político y  un acuerdo  que sería beneficioso para el país. “Yo creo que este otro acuerdo en materia de financiamiento inmediatamente nos cambiaría la calificación de riesgo de país, nos mejoraría. Porque claro, los inversionistas quieren estar seguros que se les va a pagar. Y al país le daríamos predictibilidad para siete u ocho años”.