El secretario técnico y de planificación de la Presidencia, Roberto Lorenzana, se refirió a la necesidad de aprobación del Presupuesto General de la Nación por parte de la Asamblea Legislativa, como una responsabilidad de todas las fuerzas políticas para que la institucionalidad funcione. “Si el Presupuesto no se aprueba, tampoco se pueden tener los recursos para las elecciones del año 2019”, sostuvo el funcionario. Al mismo tiempo, manifestó que la aprobación de los gastos nacionales permitirá que el país funcione. Además señaló: “si el partido ARENA viene demandando que haya oportunidad en pagos de subsidios y FODES, y los recursos no alcanzan, hay que financiarlos”.

Además, el secretario técnico enfatizó en que el proyecto de presupuesto presentado por el Gobierno asegura el cumplimiento de la Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF) y cumple con lo dictaminado en la sentencia de la Sala de Constitucional sobre el tema. En materia de deuda externa, aseguró que se ha mantenido sin crecimiento en los últimos cuatro años y también está por debajo de los límites establecidos en la LRF; no obstante, reconoció que para 2018 habrá un crecimiento de $100 millones producto del vencimiento de deudas contratadas hace 20 y 25 años. Además, enfatizó que lo que sí ha crecido es la deuda previsional; sin embargo, con esta reforma que se aprobó recientemente se espera una desaceleración en el ritmo de crecimiento de la deuda previsional, al menos en los términos en que lo venía haciendo.

Siempre en cuanto al Presupuesto, el también coordinador del Gabinete Económico del gobierno explicó que existen algunos rubros como el salarial, que efectivamente crecen, fundamentalmente, por el cumplimiento de escalafones y contratos colectivos. “En el caso del Órgano Ejecutivo, (…) creo que son 48 plazas menos, pero hay otros órganos del Estado, como por ejemplo, la Corte Suprema de Justicia, que crece en cerca de 250 nuevas plazas”, reveló.

Resaltó que también el presupuesto tiene un fuerte componente de inversión pública en áreas como la ampliación y modernización del aeropuerto internacional y en seguridad pública.

El funcionario expresó que aunque en el presupuesto hay un crecimiento de un poco más de $500 millones, esto se debe a que se han incluido rubros que antes tenían otros mecanismos para ser solventados, y ahora hay que incorporarlos porque esos mecanismos o ya no existen o se ha creado una situación nueva. “Por ejemplo, el caso de las pensiones de la Fuerza Armada, antes tenían su propia fuente, todavía mantienen un poco esa fuente, en base a sus cotizaciones, pero son insuficientes. Ahora hay que incorporarlos, creo que es alrededor de 40 millones de dólares”, citó. Situación similar es el caso del subsidio a la energía eléctrica, que en años anteriores era financiado por CEL, “ahí estamos hablando de otros 50 millones de dólares”, expresó. En el mismo sentido está el monto que el Estado va a poner para el gasto presupuestario en pensiones, ya que quedó fijamente establecido un 2.5 % del presupuesto general para ese rubro.

En su análisis sobre el presupuesto, el secretario de planificación resaltó el énfasis en la inversión social, lo que refleja la prioridad del Gobierno. “Si algo distingue a este gobierno es que se ha elevado los niveles de inversión social, los niveles de inversión en términos generales en todas las áreas sociales, educación, salud, combate a la pobreza, etcétera. O sea, a lo largo de estos años hemos andado alrededor del 50% de todo el presupuesto en el gasto social. Entonces, eso se sigue reflejando en este presupuesto, el nivel de priorización que tiene la inversión en la gente, en los aspectos sociales”, recordó.

De acuerdo con lo manifestado por el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, el anteproyecto de Presupuesto presentado por el gobierno para 2018, asciende a $5520.5 millones y requiere aprobación de deuda por $554 millones.