El Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, aseguró durante la conmemoración de los 26 años de las firma de los Acuerdos de Paz que el espíritu de diálogo y unidad de aquel hecho histórico debe retomarse frente a retos de la realidad actual, tales como la situación de los migrantes salvadoreños en países como Estados Unidos.

“Este 26 aniversario de los Acuerdos de Paz es propicio para impulsar nuevos procesos de diálogo que contribuyan a dar respuesta a los retos que enfrentamos como país”, afirmó el dignatario.

“Uno de esos retos es brindar mayor apoyo a nuestros hermanos y hermanas en el exterior, quienes son parte entrañable de nuestra nación y brindan decisivos aportes en el ámbito económico, social y cultural de los países donde viven”, añadió.

Indicó que ante la última prórroga de año y medio que el gobierno de Estados Unidos ha anunciado para el Estatus de Protección Temporal (TPS por sus siglas en inglés es preciso articular esfuerzos de unidad nacional para buscar una solución para estos compatriotas.

“La búsqueda de alternativas para este grupo de compatriotas requiere un esfuerzo de unidad nacional, tanto para lograr una legislación que les brinde la posibilidad de la residencia en aquel país, como para recibir a quienes decidan regresar”, enfatizó.

“Por esta razón hacemos nuevamente un llamado para que, independientemente de nuestras convicciones políticas, nos unamos para trabajar en esas soluciones”, añadió.

El gobernante también citó las palabras del papa Francisco al afirmar que los migrantes y refugiados “no llegan con las manos vacías: traen consigo la riqueza de su valentía, su capacidad, sus energías y sus aspiraciones, y por supuesto los tesoros de su propia cultura, enriqueciendo así la vida de las naciones que los acogen”.

Destacó que su gobierno tiene “una sólida relación de amistad y cooperación con Estados Unidos”, la cual, aseguró, se refleja en esfuerzos conjuntos como el Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte de Centroamérica, mediante el cual se busca generar oportunidades para la población de la región, disminuyendo así los flujos de migración irregular hacia el país norteamericano.

“Gracias a este plan implementamos acciones que generan oportunidades para la población en sus comunidades de origen, que, sumadas a nuestros programas de gobierno, nos permitieron concluir el 2017 con una sensible disminución en la migración irregular”, indicó el Presidente, firmante de los Acuerdos de Paz.