San Miguel, 5 de octubre de 2016

Alberto Enríquez Villacorta

Subsecretario Técnico y de Planificación

 

  • La presencia del presidente de la república en San Miguel este día 5 de octubre de 2016, es una presencia en la Región Oriental. Expresa un compromiso del presidente y del Gobierno con esta región, sus departamentos, sus municipios y su gente.
  • No se trata de que el presidente “trae” un plan para la región del oriente que se ha hecho en San Salvador, en las oficinas y escritorios de algunos ministerios o secretarías.   Tampoco se trata de que el presidente y su gabinete venimos a escuchar una lista de necesidades de la gente para intentar responder a ellas.
  • Se trata de un verdadero encuentro con el territorio, con ustedes, con la región oriental.   Se trata de una puesta en valor de la región oriental, sus habitantes y todos sus actores. Se trata del reconocimiento a un esfuerzo concertado y articulado entre los actores sociales, institucionales, públicos y privados de la región y el gobierno central. Se trata de asumir un compromiso con ustedes sobre la base de las potencialidades, las fortalezas, las iniciativas y los esfuerzos de los actores de la región.
  • Este día nos convoca el lanzamiento público del Plan Maestro de desarrollo sostenible e incluyente de la Región oriental 2015-202, que responde a tres grandes mandatos y esfuerzos en el marco del PQD: la planificación del desarrollo, la territorialización del Estado y la participación social y ciudadana.
  • El gobierno está empeñado en recuperar la planificación como herramienta estratégica de la gestión pública. Y eso no es fácil en un país y un Estado donde se desmanteló la planificación.  Planificar no es hacer documentos. Planificar es ponerle rumbo y ruta al desarrollo.
Eso es el PQD para todo el país y este Plan Maestro para la región oriental conformada por cuatro departamentos, 87 municipios (36.7% de la superficie total del país) y en donde viven 1,306,764 habitantes que es la quinta parte (20.4%) de la población nacional.

El 53.3 % son mujeres. Cuenta con el mayor bono demográfico en relación a la media nacional. Concentra el 49% de la población indígena nacional.

Un 10.6% de su población ha emigrado (la media nacional es de 5.9%). El 31% de su población recibe remesas familiares.

  • La otra gran apuesta es la de territorializar el Gobierno, acercarlo a los territorios y a la gente. Eso quiere decir: territorializar las políticas públicas, desconcentrar los servicios y descentralizar competencias.
  • La tercera es promover y apoyar la participación de la ciudadanía en todo el ciclo de las políticas públicas. En todo el ciclo de la planificación del desarrollo.
  • En este Plan Maestro se encuentran, pues, la planificación, la participación y la territorialización.
  • Desde esa perspectiva, hemos iniciado un proceso de crear regiones de desarrollo en el país. Regionalizar para planificar participativamente y planificar para impulsar el desarrollo y vivir en mejores condiciones.
  • Regionalizar quiere decir que vamos a construir JUNTOS el desarrollo. Queremos convertir la región del oriente en una región de desarrollo…Esa es la gran apuesta.
  • La construcción de regiones no es poner fronteras o límites. Es un proceso de construcción social y política para el desarrollo, para que la gente viva mejor, para aportar al desarrollo de los municipios y departamentos. Y también al país. Se trata de generar instrumentos y metodologías para fortalecer las capacidades de planificación y de acción, de gestión territorial.
  • Actualmente cada ministerio, cada institución del gobierno ha creado regiones como mejor le parece. En función de lo que cada una de ellas hace. Ahora queremos que todo el gobierno trabaje con una misma regionalización para que se coordine mejor, se sincronice mejor y se articule mejor a departamentos y municipios.
  • La región del oriente, con este Plan Maestro de Desarrollo, con este ejercicio de planificación regional participativa, se pone adelante. Y no es casual. Como lo ha dicho antes el presidente, el Estado y el gobierno tienen muchas deudas pendientes con el oriente. Y vamos a comenzar a saldarlas.
El objetivo que buscamos con este Plan Maestro es incrementar el bienestar de la gente a través de la dinamización de la economía con base sus potencialidades productivas para lograr el desarrollo territorial integral, inclusivo y sostenible mediante el aprovechamiento y optimización de las potencialidades propias de la Región Oriental.
  • Tanto el diagnóstico que recoge las potencialidades de la región y le sirve de base al plan, como los objetivos y las metas de éste, han sido elaborados por todos los actores locales en coordinación con las instituciones del gobierno central presentes en la región. Y ha contado con el apoyo y la cooperación del Gobierno de Japón y la facilitación de FLACSO El Salvador.
  • Y este Plan Maestro de Desarrollo lanza un gran mensaje al país sobre la forma de hacer política pública: en base al diálogo, la concertación y los compromisos. Este Plan es un gran acuerdo de todos los actores de la región oriental. Constituye un gran ejemplo de construcción de política pública y una buena noticia para todo el país, que ojalá recojan y expresen los distintos medios de comunicación.
  • Para garantizar la implementación de este plan, le vamos a estar dando seguimiento muy de cerca.
  • Se contará con un sistema de monitoreo y seguimiento por parte de los liderazgos ciudadanos, empresariales e institucionales de la Región Oriental, que estará conectado directamente con la Presidencia a través de la Secretaría Técnica y de Planificación y el Ministerio de Gobernación y Desarrollo Territorial y de las instituciones del gobierno central responsables de la implementación de los proyectos y las obras de este Plan Maestro, de tal forma de que de manera conjunta podamos darle seguimiento al cumplimiento de los compromisos del gobierno central y a los aportes de los gobiernos municipales y demás actores de los diferentes territorios de la región.
  • Como STPP, haremos todo lo que esté en nuestras manos en los dos años y medio que nos quedan, para multiplicar los esfuerzos para que juntos, consigamos que en esta región mejoren las condiciones de vida y las oportunidades.
  • Y para que tengamos una región cada vez más productiva, más educada y más segura.