El secretario técnico y de planificación, Roberto Lorenzana, en su calidad de presidente de la Junta Directiva de Fomilenio II participó en la entrega de títulos de propiedad a 22 familias que serán reasentadas por los trabajos de proyectos del componente de infraestructura logística de este convenio. La entrega de títulos es el primer paso para el inicio de adecuación y ampliación a cuatro carriles de la carretera entre el desvío del aeropuerto internacional Monseñor Oscar Arnulfo Romero y Zacatecoluca.

Durante el acto, el secretario de planificación se refirió a que hay varias condiciones que se tienen que resolver para hacer la inversión de la obra. En ese sentido, expresó que hay algunas que están totalmente resueltas, como la inversión que ha realizado el gobierno a través del Ministerio de Hacienda para hacer el diseño de la carretera, y que en los próximos días se tendrá finalizado.

Amplió que la otra condición indispensable para iniciar la ejecución de la obra es haber resuelto lo que se conoce con el nombre de PAR, el Plan de Asentamientos Rurales que consiste en que todas las personas que viven en la periferia de la carretera, que poseen terrenos o que van a ser afectados, se les va a dar una compensación.

“Este es el primer acto de entrega a 22 familias que habitan en el tramo, es el reconocimiento que se merece la gente que va a ser afectada en 10 kilómetros, de los 27 que comprende el tramo”, explicó. “A las personas se les va a dar una escritura para un lote en otro lugar, los que viven allí se les va a hacer su casa y a los que solamente tienen comercios, se les dará una compensación económica; esto es parte del Plan para prepararse para la construcción”, detalló. “Se beneficiará a 33 propietarios de terrenos y 65 comerciantes”,  explicó.

La otra condición precedente es que haya una reasignación de fondos del FOVIAL para financiar el mantenimiento de la carretera, algo que está en discusión en la Asamblea Legislativa. La condición ha sido establecida por la Corporación de la Cuenta del Milenio (MCC) y quedó establecida en el convenio que se aprobó por unanimidad en el Congreso. Dicha condición tiene como objetivo asegurar la sostenibilidad de la infraestructura vial del país y la protección de la inversión que se realizará a través de Fomilenio II.

El secretario de planificación hizo hincapié que cuando el gobierno firmó Fomilenio II y la Asamblea Legislativa lo aprobó, quedó establecido que hubiera un refuerzo financiero al Fondo de Conservación Vial, como una condición para iniciar los desembolsos para la ejecución de esas obras.

Sostuvo que hay varias propuestas de fuentes de financiamiento que se discuten para esos efectos, como el FEFE, entre otros que los diputados están considerando. “Nosotros hemos expresado flexibilidad para que verdaderamente esto se acuerde; El Salvador no puede darse el lujo de perder una inversión de $100 millones que es en su gran mayoría una donación del gobierno de los Estados Unidos por no tomar oportunamente una decisión de este tipo”, dijo.

“Se necesita realizar la licitación antes del 31 de julio para poder salir a tiempo con el cronograma que está establecido, porque hay que recordar que esta inversión es de cinco años y si no se construye en tiempo la inversión se pierde, por eso es que hay que acelerar el paso”, subrayó. “Esperamos que haya suficiente voluntad política, sería muy lamentable que una carretera tan importante, una inversión tan importante como esta se pierde”, reiteró.

Por otro lado, el funcionario también explicó que el compacto de Fomilenio II también tendrá una incidencia importante en el ámbito de la educación, con una intervención en alrededor de 400 centros educativos con el modelo de escuela inclusiva de tiempo pleno; además se está trabajando en una modificación de pensum y en la creación del sistema de formación técnica profesional.

06 de junio de 2017

Flickr Album Gallery Powered By: Weblizar