El 25 de agosto  se celebró el acto de colocación de la primera piedra para la construcción del primer Resguardo Metropolitano de Centroamérica, que tendrá la capacidad de albergar a 120 adolescentes.

Con esta iniciativa se busca generar condiciones dignas de infraestructura y establecer un concepto óptimo de funcionamiento de acciones de prevención de la violencia para las y los adolescentes en conflicto con la ley, en etapa de detención administrativa.

Los trabajos consisten en la transformación y rehabilitación de espacios en siete edificaciones, como muros perimetrales, garitones, puntos de control y acceso,  habilitación de dormitorios y la clínica  incluye un módulo de aislamiento como medida sanitaria de prevención e n un espacio físico de 6,106.69 metros cuadrados.

La inversión de la obra asciende a 1,023,741.00 dólares provenientes del financiamiento del Fondo Especial de los Recursos Provenientes de la Privatización de ANTEL (FANTEL), GOES, PNUD, AECID y SICA.

Por su parte, Miguel Urrutia, representante de FANTEL indicó que, “este proyecto es coherente con la visión del actual gobierno, que busca contribuir por todos los medios a que nuestra sociedad, y en especial nuestros jóvenes, tengan las condiciones mínimas bajo el enfoque de derechos humanos y género”.

“Es así como FANTEL en su área de Desarrollo Comunal y Prevención de Violencia ha suscrito un convenio con el ISNA, para la ejecución de este proyecto por un monto de 1 millón de dólares, para la remodelación de este centro”, afirmó Urrutia.

El nuevo Resguardo Metropolitano se ubicará en las instalaciones donde anteriormente funcionaba el Complejo de Integración Social para la Niñez y Adolescencia, CISNA, que albergaba a niños que vivían en la calle, y se encuentra ubicado en Ilopango, contiguo a Cárcel de Mujeres.

Con la construcción del Resguardo Metropolitano se pretende garantizar la prevención de la violencia y generar una visión carcelaria humanizada que facilite la implementación de una estructura  organizativa que favorezca la ejecución del debido proceso orientado a la garantía del derecho.