El secretario técnico y de planificación de la Presidencia, Roberto Lorenzana, expresó la satisfacción del Gobierno de El Salvador por la aprobación del Presupuesto General de la Nación para 2018 y lo calificó como un logro de la Asamblea Legislativa, del Gobierno y de todas las fuerzas políticas.

El funcionario destacó que los acuerdos para su aprobación se dieron en el marco de una negociación transparente e institucional. “Creo que el mensaje que estamos dando a la comunidad internacional es muy positivo; creo que las calificadores de riesgo van a valorar seriamente lo que ha pasado, además de la aprobación de la reforma de pensiones”, analizó Lorenzana.

Para el secretario de planificación la aprobación de la reforma de pensiones en septiembre pasado fue un factor dinamizador y un impulso en la búsqueda de nuevos acuerdos, entre ellos, el Presupuesto 2018 y su financiamiento, los cuales fueron aprobados con mayoría suficiente: 71 y 66 votos, respectivamente.

Otro aspecto destacado por el coordinador del gabinete económico es que, por primera vez, el déficit fiscal está cubierto y financiado dentro del Presupuesto, tal como fue indicado en la sentencia de la Sala de lo Constitucional. “Esto obligará que, a partir de ahora, la Asamblea Legislativa tendrá que aprobar el presupuesto por mayoría calificada, salvo que en algún momento de la historia, El Salvador tenga superávit  fiscal”, puntualizó.

Sin embargo, Roberto Lorenzana manifiesta que aún hay temas que han quedado pendientes, como el vencimiento de deuda de 2019 y 2024. Solo en 2019 hay un vencimiento de $1000 millones, además de una brecha presupuestaria de unos $350 millones. “Si esto no está resuelto previamente, será muy difícil que el nuevo gobierno le dé respuesta a esta situación”, sentenció al respecto.  El titular es optimista sobre el arribo de futuros acuerdos en este tema, ya que la propuesta del gobierno sobre los refinanciamientos no ha sido rechazada por las diferentes fuerzas políticas, incluido el partido ARENA, por lo que espera que se continúe en ese diálogo. “La población no quiere confrontación, sino resultados y soluciones a sus problemas”, manifestó el funcionario.